OTOPLASTIA PARA NIÑOS

  • Los apodos y el bullying (Maltrato físico y/o psicológico infringido por compañeros de clase) en el ambiente escolar son una forma muy agresiva de intimidar y ridiculizar a los chicos. Los infantes de hoy en día son muy crueles y no tienen conciencia de todo el daño psicológico que pueden causar a sus compañeritos de clase con sus burlas despiadadas. Sin lugar a dudas, las orejas prominentes o en pantalla son una de las características físicas que más generan apodos malintencionados e hirientes.

    La Otoplastia en niños es un procedimiento quirúrgico que corrige de manera definitiva las orejas grandes y salidas. Es una solución que ayuda tanto a los padres como a sus hijos a sentirse mejor, pues en el colegio ya no serán objeto de apodos y burlas crueles, así que cualquier mama y papá se puede sentir más tranquilo y seguro de que su hijo no está siendo agredido psicológicamente.

    Cuando se trata de un infante no es fácil tomar la decisión de someterlo o no a una operación, como padres y educadores es necesario enseñar muchos valores y al mismo tiempo dejar claro que no todos los defectos físicos se pueden corregir mágicamente con cirugías. Es necesario evaluar y sopesar la importancia de la intervención, pues si se trata de un defecto físico que está disminuyendo la autoestima y seguridad del niño progresivamente es bueno tomar esta posibilidad quirúrgica como una solución.

    Una pregunta muy frecuente de los padres es sobre cuál es la edad ideal para que a su hijo o hija pueda ser operado. Esta intervención debería realizarse, de ser posible, antes de comenzar la etapa escolar para evitar las burlas y comentarios de los compañeros. Puede realizarse desde los 5 años, pues a esta edad tienen desarrollados el 95% de la zona auricular. El procedimiento para los pacientes más pequeños se realiza bajo anestesia regional con sedación. Los cuidados postoperatorios son sencillos, se recomienda que esta cirugía se realice en receso escolar o semana santa para facilitar los cuidados del pequeño. Los infantes precisan de un vendaje después de la operación, ya que al despertar de la sedación les gusta tocarse las orejas con las manos y no siempre las tienen limpias. Después de una semana se retiran los puntos, entre 10 y 12 días después del procedimiento el cartílago se desinflama por completo.

    Recuerde que nunca deben asumirse riesgos innecesarios como operarse con un médico que no sea cirujano plástico, en una clínica no habilitada ante la secretaria de salud distrital o con un cirujano que no pertenezca a la sociedad colombiana de cirugía plástica.

CONOCE NUESTROS OTROS SITIOS: